La carretera, tú y tu autocaravana

Viajar en autocaravana, constituye una experiencia única, que solo los que lo la conocen son capaces de describirla y que todos deberían hacer, al menos, una vez en la vida. En la actualidad, este tipo de viajes, está de moda entre gran parte de la población de todo el mundo, la mayoría, amantes del campo y de la vida al aire libre.

En los últimos tiempos, la gente está tomando conciencia sobre la necesidad de adquirir nuevos hábitos, más saludables, y las escapadas al campo, empiezan a ser habituales entre las familias españolas. Muchos, están deseando compartir su experiencia y por eso, alquilan sus caravanas a particulares a fin de que otros, puedan vivir lo mismo que han sentido ellos, conectar con la naturaleza y sentirse unidos a la tierra y al universo entero. Son muchas las personas que tienen dudas sobre el alquiler de autocaravanas o campers entre particulares, ya sea a través de particulares o de empresas. En este artículo, analizaremos las ventajas del alquiler de autocaravanas por medio de particulares, y conoceremos sus ventajas y sus desventajas.

El alquiler de autocaravanas se estila desde hace un montón de años, nos aseguran en Caravanas Cruz, que pone a disposición de sus clientes, un servicio de alquiler de autocaravanas. Cuenta con una amplia gama de caravanas para elegir, la que más se adapte a las necesidades de todos y cada uno de ellos. Su amplia experiencia en el sector, les ha demostrado que viajar en autocaravanas es mejor que hacerlo en caravanas. Si quieres vivir una experiencia única e inolvidable en la carretera, dormir bajo las estrellas, despertarte cada día con un paisaje nuevo, ya lo sabes, lo ideal es hacerlo en autocaravana. Es hiper mega recomendable por los expertos y expertas en ocio y viajes. Así mismo, lo recomiendan l@s profesionales de la salud.

Alquiler de caravanas. Asegúrate antes de comprar

El alquiler de caravanas es una tendencia relativamente reciente, y lo cierto es que las ventajas son enormes. Muchos, las desconocen, y precisamente, para todas esas personas, hemos creado este post. ¿Eres de los escépticos?, ¿de los que piensan que no hay nada como el hotel, el apartamento de vacaciones o el camping de toda la vida, con su caravana normal? Pues en este artículo te demostraremos que hay mucho más y que viajar en autocaravana será el comienzo de una nueva vida para ti. Pero, ojo, antes de alquilar, ten en cuenta estos pequeños consejos que te damos a continuación. ¡Comenzamos el viaje!

1. Calcula el espacio que necesitarás

Igual que cuando vas a alquilar un piso te fijas en el número de habitaciones que tiene, o sus dimensiones, lo mismo has de hacer a la hora de buscar autocaravanas. De esta forma, aprovecharás mejor tu inversión. Las hay desde las que parecen un auténtico palacio, hasta las que no son más que un monovolúmen con el espacio justo para un colchón doble y una mini cocina. Pero entre estas dos opciones, existen cientos de posibilidades. Piensa en las camas que vas a necesitar, ya que mayor tamaño del vehículo, mayor coste de alquiler, por no hablar del consumo de combustible.

2. Compara precios

En la red encontrarás una gran y variada oferta, así que, tómate tu tiempo y compara precios. Te recomiendo que hagas la búsqueda con meses de antelación para conseguir mejores precios. Puedes usar Skyscanner, u otros comparadores de viajes.

3. Comprueba el equipamiento

El equipamiento ha de incluir:

  • Ropa de cama y aseo: sábanas, almohadas, funda para almohadas y toallas y algunos, hasta sacos de dormir.
  • Utensilios de cocina: sartenes y ollas, cubiertos, platos y vasos, y nevera.
  • Sillas y mesa de camping.
  • Silla de bebé.

4. Consigue una guía para encontrar los mejores lugares parar a dormir

En casi todas las partes del mundo existen opciones gratis para dormir, pero lo mejor, es aparcar en una zona habilitada a cambio de un módico precio y podrás dormir tranquilo, cargar electricidad y agua y usar cocinas o aseos comunes. Los mejores países para acampar gratis son Nueva Zelanda, Australia o Escocia. Las infraestructuras pueden no ser tan buenas, pero la belleza natural que rodeas estos paisajes es incomparables.

El que nos encontremos tan a gusto en plena naturaleza proviene de que ésta no tiene opinión sobre nosotros, decía el filósofo Friedrich Nietzsche, y seguramente tiene razón. Y tú, ¿eres de los que se sienten a gusto en plena naturaleza o eres más bien urbanita?

Espeleología para toda la familia

No a todas las personas les gusta la espeleología. Antes de poder practicarla, incluso si a nivel turista, debes tener clara tu capacidad de aguante y calma en sitios cerrados y oscuro, incluso convendría saber exactamente el trazado de ruta que vas a hacer para confirmar si hay tramos con agua o tramos de altura con el fin de descartar ciertas visitas en caso de que sufras de vértigo por ejemplo. Sin embargo, si todo eso no te influye, es posible que vivas una de las mejores experiencias de tu vida en una visita guiada espeleológica.

La espeleología es la ciencia que estudia la morfología y formaciones geológicas en las cavidades naturales del subsuelo. Lógicamente, cuando hablamos de hacer una ruta o una visita espeleológica, no nos referimos a convertirnos en científicos y expertos en la materia en un solo día y acabar analizando la situación de una cueva, lo que pasa es que también se ha llamado espeleología, de forma errónea, a la actividad, más bien turística, de visitar cuevas acompañados por un guía profesional.

Esto debe quedar claro desde el principio: nadie debe entrar en una cueva que no conoce sin un guía especializado, absolutamente nadie. Los peligros de las cuevas pueden ser muchísimos, y de todo tipo, por lo que adentrarse en una sin conocimientos y sin guía puede ser una auténtica locura. De hecho, antes de hacer una barbaridad así, si tienes tentaciones, te recomiendo ver alguna película al respecto, pero no de miedo con monstruitos, sino de verdad, tipo “La Cueva” o “El Santuario”.

Una vez dicho esto he de reconocer que me encanta la espeleología. La primera vez que entré en una cueva de este tipo fue en Almería, con una agencia especializada. Y digo de este tipo, porque a las típicas Cuevas del Drac en Mallorca o a las Cuevas de Canelobre en Alicante he entrado más de una vez pero no tiene nada que ver.

Nuestra última experiencia

Mis hijos, lógicamente, no pueden hacer maravillas aún. Tienen cierta experiencia, y eso hace que haya deportes y experiencias que puedan vivir mejor que otros niños de su edad, pero obviamente son niños y, por ende, hay ciertas cosas que no pueden hacer como un adulto. Eso implica que cuando vamos a hacer alguna actividad tengamos que preguntar, antes de nada, si es apta para niños. Esto tenedlo muy en cuenta antes de reservar nada pues es muy decepcionante ir a algún sitio con una idea en la cabeza y llevarte luego el chasco de tu vida porque no puedes hacerlo. Esto, sobre todo, es primordial tenerlo en cuenta por ellos, ya que cuando tienen ilusión por algo y luego se cae la actividad por su propio peso los niños son quienes lo pasan peor.

Nuestra última experiencia espeleológica fue en Nerpio, Albacete. Tuvimos la suerte de alojarnos en El Cortijo El Sapillo, una casa rural que suele estar siempre llena por la demanda que tiene. Fuimos recomendados por unos amigos y merece la pena reservar con antelación pues no es solo la situación de la casa o lo bien conservada que está lo que hace de El Sapillo un lugar excepcional, sino también la amabilidad de los gerentes de la finca que, lejos de darte las llaves y desaparecer del mala, se ofrecen a ayudarte en lo que haga falta. Fueron ellos quienes nos pudieron en contacto con varias agencias de la zona que organizaban actividades de senderismo, rutas 4×4, tirolina y, por supuesto, espeleología.

Tengo suerte de que toda mi familia sea deportista y activa, porque de lo contrario no podría practicar ni la mitad de las cosas que hacemos en familia.

Al final, y tras mucho meditar, optamos por hacer la Ruta de la Cueva del Tejo. No es complicada, pero debemos tener en cuenta la altura a la que se realiza la ruta (1500 metros) y el desnivel que tiene, unos 153 metros. Dicho esto, repito, no es una ruta compleja, de hecho mis hijos no tuvieron problema para hacerla. Además es una ruta circular, lo que a mi me encanta porque odio pasar dos eveces por el mismo sitio.

Se supone que tiene una duración de unas 4 horas pero nosotros tardamos unas 5 en hacerla, supongo que somos algo más lentos por los peques, pero no demasiado. Eso significa que hay que llevar agua suficiente y un bocadillo o un sándwich para aguantar. También recomiendo algo de azúcar que nos dé un aporte extra de energía. Lo mejor, según mi experiencia, las chocolatinas.

La ruta hasta llegar a la cueva, por la Sierra de las Cabras, a pesar de que no ser muy espectacular guarda cierto encanto y cuenta con rincones muy interesantes, sobre todo llegando a la cueva, pues las vistas son maravillosas.

Sin embargo, lo verdaderamente gratificante para quienes hacemos esta ruta, no son las vistas panorámicas del paisaje exterior, sino las vistas del interior de la cueva.

Cueva del Tejo es angosta, estrecha y, por supuesto, oscura. No tiene dificultad, repito, no tiene dificultad, pero quienes esperen vivir una experiencia en una cueva grande es mejor que no planifiquen entrar en esta pues los espacios amplios brillan por su ausencia. Es una cueva repleta de estalactitas y estalagmitas, e incluso puedes jugar con los niños, si tienes, a buscarles formas, puede ser muy divertido.

También es especialmente interesante, cuando llegues a una zona más o menos espaciosa, optar por sentarte, junto al resto de tu grupo, en el suelo y, una vez estéis todos cómodos y seguros, apagad todas y cada una de las luces que llevéis encima, ya sean linternas de mano o de casco. Esta es la única forma de comprobar la verdadera oscuridad.

Estando en el campo, sin luces de ciudad cerca, puedes pensar que si apagas todo vivirás un momento de oscuridad, pero eso no es ni por asomo un atisbo de lo que realmente es no ver absolutamente nada. En este tipo de cuevas, una vez adentrado un poco y lejos de la entrada, no hay ni una sola gota de luz por lo que la “oscuridad” toma su forma más real y plausible.

No obstante, si no tenéis muy claro si podéis aguantar esta experiencia, es mejor no hacerla pues un ataque de pánico en esta situación podría ser bastante sencillo de obtener y eso no le gusta a nadie.

En general, tanto a los niños como a mí nos encantó la experiencia y repetiríamos sin pensarlo. Tal vez, la próxima vez, busquemos algo para hacer solo los adultos pues siempre te quedas con ese punto de ¿hasta dónde podría haber llegado sin los peques?

Hacer turismo, la mejor manera de disfrutar de tu tiempo libre

¿Cómo disfrutas tú de tu tiempo libre? Seguro que esta pregunta te la han hecho en un millón de ocasiones o has sido tú mismo o misma quien la ha hecho en alguna ocasión. El tiempo libre es algo que a todos nos gusta, que a todos nos apasiona y de lo que disfrutamos todos. Y tiene una importancia que es brutal en nuestra vida. De no ser por él, sería bastante complicado encontrar un motivo para vivir. Pero, afortunadamente, disponemos de ese tiempo y de todas las ventajas que lleva asociadas, que no son pocas.

Las respuestas a esa pregunta pueden ser realmente dispares. Hay tantas respuestas como personas. Y es que el tiempo libre es algo que es tan abierto como la vida misma. Todo tiene cabida. Y, aunque en España son bastantes las actividades de las que la gente suele disfrutar durante su tiempo de ocio, lo cierto es que hay algunas cosas que son comunes a una buena parte de nuestra población. Una de ellas no es otra que la de hacer turismo, algo que va mucho con nuestro estilo de vida y que nos proporciona una energía que otras cosas ni tan siquiera pueden igualar.

Hablamos mucho de la cantidad de extranjeros que vienen a España a pasar unas vacaciones, pero a menudo se nos olvida que somos también los propios españoles los que nos movemos de un lado para otro dentro de nuestras fronteras en busca de unas vacaciones perfectas, o de una escapada cultural que realmente nos llene. Nuestra oferta turística es, en efecto, algo de lo que no todo el mundo puede presumir.

Una noticia que fue publicada en la página web de la agencia de noticias Europa Press informaba de que, en mayo de 2015, las familias de este país destinaban una media de 442 euros al mes en disfrutar de su tiempo libre, una cifra que no es para nada despreciable y que pone de manifiesto una cosa: el tiempo libre en España es sagrado y no tenemos reparos a la hora de invertir en él porque entendemos que es una buena manera de ganar en lo que a calidad de vida se refiere. Y hacer turismo es una de las mejores maneras que hemos encontrado para encargarnos de demostrarlo.

Son muchas las ciudades de nuestro país que se ven beneficiadas por todo lo que hemos comentado anteriormente, pero desde luego tenemos algunos nombres propios que son para enmarcar. Uno de ellos no es otro que el de la ciudad de Sevilla, que, según una noticia publicada por el ABC (en concreto, por la sección que la propia ciudad atesora en el periódico), vio cómo crecía un 15% el número de turistas del mes de marzo de 2018 con respecto al mismo mes del año anterior.

No cabe la menor duda de que disfrutar de nuestro tiempo libre es algo sagrado para todos nosotros y nosotras y que el turismo es una de las mejores maneras para hacerlo posible. La ciudad de Sevilla ha sido una de las más beneficiadas en este sentido con el paso de los años. Así nos lo han comentado desde Mercer Sevilla, uno de los hoteles de lujo de los que dispone la ciudad y que, según lo que nos han comentado sus profesionales, cada vez tiene más reservas de parte de personas de diferentes perfiles y procedencias.

Un ejemplo de lo que ocurre en todo el país

Lo que pasa en Sevilla es representativo de lo que ocurre en las demás zonas de España. Ciudades como Barcelona, Madrid, Valencia, Málaga, Alicante o Bilbao tienen cada vez un turismo más desarrollado y que llama más la atención de la gente. Por no hablar del que tienen ciudades de interior pero con un encanto brutal como lo son Salamanca, Burgos, Granada, Córdoba o Zaragoza. Y es que lo que tenemos en España es realmente valioso y merece la pena conservarlo.

Hay que seguir trabajando en esto. El turismo es la mejor manera de disfrutar del tiempo libre y de sacarle realmente un partido importante, encontrando de este modo la manera de olvidarnos de nuestra rutina, de nuestro trabajo y de, en definitiva, todo lo que nos da problemas en esta vida. Desde luego, está claro que muchas familias han encontrado la manera de hacer esto en alguno de los mágicos rincones que nuestra geografía esconde cuidadosamente. Si el resto todavía no lo ha conseguido, ¿a qué está esperando?