Viajar, la mejor manera de disfrutar de nuestras vacaciones y de nuestro tiempo de ocio

Una de las mejores maneras de disfrutar de nuestro tiempo libre no es otra que la de viajar y descubrir lugares nuevos. Este es uno de los secretos para disfrutar de la vida y para aprovechar cada momento de ocio de los que disponemos. Podemos preguntarle a muchas personas al respecto. La respuesta será la misma por parte de todo el mundo. Y es que no hay nada mejor que viajar y descubrir tanto grandes ciudades que desconocíamos como pequeños rincones perdidos y alejados de la ajetreada vida rutinaria. Desde luego, es evidente que cualquier viaje nos puede servir para desconectar.

España es uno de los países que tiene una oferta turística que es prácticamente imbatible. Tanto en lo que tiene que ver con el turismo de sol y playa como en lo que respecta a turismo de interior, histórico o de invierno (que también tenemos en el interior de nuestras fronteras). La mejor representación de todas esas cosas es una ciudad como Barcelona: una ciudad propicia para el verano pero que cuenta con un patrimonio que la convierte en una referencia cultural e histórica al mismo tiempo.

Todo lo que hemos comentado en estos dos primeros párrafos se refrenda con los datos que presenta una ciudad como lo es Barcelona. Un artículo publicado en la página web de La Vanguardia informaba de que la Ciudad Condal recibe turistas extranjeros y que éstos dejan más dinero. En concreto, el número de visitantes internacionales había crecido un 4’3% en lo que respecta al año 2018 y el gasto global de éstos ha crecido un 6’9%. Son datos que reflejan una realidad: que Barcelona ha sido y sigue siendo tendencia a nivel mundial.

Y lo del 2018 no fue algo excepcional, puesto que durante el año anterior ya se experimentaban crecimientos reales y significativos dentro del sector. En concreto, unn artículo que fue publicado en el diario 20 Minutos informaba de que, durante el año 2017, la provincia de Barcelona había recibido un 3% más de turistas, algo que le había permitido alcanzar los 12 millones de visitantes. Se trata de una cifra importante y que deja a esta provincia como una de las más importantes a nivel turístico no solo de toda España, sino también de toda Europa. Y es que no es para menos.

Viajar es, cada vez, una manera de pasar nuestro tiempo de ocio más común entre los españoles, que ya no nos conformamos con disfrutar de nuestras vacaciones en el sofá de casa. Y Barcelona es una de las pruebas más grandes que tenemos al respecto. La Ciudad Condal recibe cada vez a más turistas, tanto nacionales como extranjeros. Así nos lo han contado los profesionales del hotel de lujo Mercer Barcelona, que es visitado por cientos de personas provenientes de diferentes zonas de nuestro país y de más allá de nuestras fronteras. Y es que ya es más evidente que nunca el poder que tiene el turismo como forma de disfrutar de nosotros mismos y de nuestra familia o amigos.

Seguimos creciendo a pesar de estar en cabeza en materia turística

España es una referencia turística a nivel mundial. Solamente nos supera un país como Francia, que cuenta con bellezas contra las que es muy difícil competir, como París o los Alpes. Ni siquiera los mismísimos Estados Unidos son capaces de hacernos sombra. Tenemos que cuidar este asunto y seguir mejorando, algo que viene siendo real durante los últimos años y que pone de manifiesto que el margen de mejora que venimos experimentando sigue siendo de lo más importante.

Que España siga ahí depende en buena medida de todo lo que promocionemos nuestra cultura, nuestras bellezas naturales y nuestro clima. Aunque es cierto que el turismo depende en buena medida de la geografía, algo que no podemos controlar, el marketing también tiene su importancia en lo relativo a este asunto. Y es que nos encontramos en un momento en el que existe una competencia feroz entre muchos lugares del mundo que pugnan por atraer a la mayor cantidad de personas que sea posible. Desde luego, no cabe la menor duda de que, para sobrevivir a esta jauría, es imprescindible hacer uso de todas las armas publicitarias que tengamos a mano.

Solo el paso de los años nos dirá si somos capaces de seguir manteniendo todos estos datos. Creemos que caminamos en una muy buena dirección. El sector turístico es ya uno de los más robustos de nuestra economía no solo en temas de facturación, sino también en cuanto a personal y a la preparación que éste recibe. Y es que ya nadie duda de la conveniencia de disfrutar de un viaje en condiciones durante las vacaciones. Es la mejor manera de desconectar.

Mejorar los hábitos de lectura de los españoles en psicología y pedagogía es una necesidad

Suele decirse que, en el momento en el que nos encontramos actualmente, disponemos de una oferta de ocio que no es comparable a la de ningún otro momento de nuestra historia. Y es que no cabe la menor duda de ello. Las nuevas tecnologías, unidas a la potenciación del ocio tradicional, han posibilitado que esta sea una realidad absoluta en los días que vivimos. Si miramos los datos económicos, reafirmamos nuestra teoría: el sector del ocio es más grande y más importante dentro de nuestra economía que en cualquier otro momento. Es algo que ya se ha convertido en habitual. 

Una de las actividades de ocio tradicionales más típicas ha sido la de disfrutar de una buena lectura. Aunque es cierto que las nuevas tecnologías han jugado un papel muy importante en lo que a lectura se refiere (son muchas las personas que apuestan en el momento actual por leer en los e-books que ya forman parte activa de nuestra sociedad. Desde luego, está claro que, como tantas y tantas actividades, la lectura se ha tenido que ir adaptando a las nuevas necesidades de la gente. De lo contrario, la situación sería bastante más problemática de lo que viene siendo en los últimos años. 

Porque no cabe la menor duda de que la situación es bastante preocupante en los tiempos que corren. Según una noticia que fue publicada por el diario ABC en su página web, el 40’3% de los españoles no lee nunca o casi nunca, lo que nos invita a reflexionar y tratar de buscar soluciones a este tipo de problemática. Desde luego, no es fácil. Pero existe la necesidad de cambiar la mentalidad y la rutina de la gente y hacerle ver que hábitos tan saludables desde el punto de vista mental como lo son la lectura o la escritura deben tener una participación más grande en nuestras vidas. 

Otra noticia, en este caso publicada en el diario El Mundo, informaba de que, en el año 2017, en España se leía más pero peor, algo que es igualmente, si no más, preocupante que lo que comentábamos en el párrafo anterior. Y es que la sociedad necesita a la lectura  para desarrollarse. No contar con la lectura es sinónimo de estar abocados a un fracaso de lo más estrepitoso. Y la nuestra, que es una sociedad que ya ha perdido buena parte de los grandes valores que la caracterizaban hasta hace no mucho tiempo, no se puede permitir más fracasos. 

¿Cómo hacer que la sociedad lea mejor? Es un buen interrogante, sobre todo porque hay muchas opiniones acerca de lo que realmente significa leer bien. Son muchos los literatos y los expertos en la materia que aseguran que echan en falta que la gente se vuelva a interesar por cuestiones como lo son la psicología o la pedagogía, que tienen un valor social que es realmente potente y que juegan un importante papel en la constitución de esos valores de los que estamos hablando y que están en peligro de extinción en un momento como el actual. 

Es necesario hacer entender a todas las personas que leer es una de las mejores maneras de disfrutar de su tiempo libre. Y que hacerlo sobre aspectos como lo son la psicología o la pedagogía puede tener un efecto muy positivo en su vida, tanto en la parte profesional como en la personal. Hemos charlado al respecto de este tema con los profesionales de una entidad como lo es Ediciones Aljibe, especializada en asuntos como estos, y lo que nos han transmitido es que lecturas como de las que venimos hablando contribuyen a ser más eficientes en el trabajo y más felices en lo que tiene que ver con nuestra vida familiar y social. 

En otros países, esto es ya habitual 

Otros de los países que componen Europa tienen una mayor afición a leer de la que disfrutamos aquí en España. Y, ciertamente, nos da envidia una situación como tal. Una imagen, que se convirtió en viral hace no demasiados años, mostraba como un vagón del metro de Moscú iba repleto de gente que leía sin parar. Ese tipo de estampas no son habituales en nuestro caso y tenemos que poner todos los medios para tratar de que así lo sea. Nuestro futuro, lo queramos o no, depende en buena medida de eso. 

Es cierto que la llegada de un elemento como el e-book ha permitido que los datos no sean tan catastróficos como lo eran hace algunos años. Pero no es menos cierto que no nos podemos acostumbrar a eso. Aspiramos a más y, como tal, tenemos que intentar dar el do de pecho para conseguir una mejora de los hábitos lectores de los españoles y las españolas. No cabe la menor duda de que la diferencia se notará y que, por fin, en España podremos volver a presumir de cultura.