Prácticas de hoy y de siempre que estimulan cuerpo y mente

A continuación te vamos a hablar de las dos actividades más de moda en la actualidad, que si bien, son diferentes, lo cierto es que ambas tienen algo en común, los enormes beneficios que aportan al cuerpo y a la mente. ¿Quieres conocerlas? Pues presta atención a este artículo.

Meditación y Mindfulness

La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la conciencia y hace referencia a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida (Qì, ki, chi, prāṇa, etc.)

En la cultura occidental la palabra meditación viene del latín meditatĭo que originalmente indicaba un tipo de ejercicio intelectual; mientras que la palabra contemplación se reservaba para un uso más religioso o espiritual. Aparte de su uso histórico, la palabra meditación es empleada en la traducción de conceptos provenientes de prácticas espirituales asiáticas como el dhyana. De esa manera, la palabra meditación adquirió una nueva definición que la hace similar a la contemplación.

En el siglo XIX, los teósofos adoptaron la palabra «meditación» para referirse a las diversas prácticas de recogimiento interior o contemplación propias del hinduismo, budismo y otras religiones orientales. No obstante, hay que notar que este tipo de práctica no es ajena a la historia de Occidente, como muestran descubrimientos de vasijas celtas con figuras en postura yóguica.6​

Para Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía, la meditación es el camino para el conocimiento del mundo espiritual y requiere ejercicios especiales.

Características propias de la meditación:

  1. Un estado de concentración sobre la realidad del momento presente
  2. Un estado experimentado cuando la mente se disuelve y es libre de sus propios pensamientos
  3. Una concentración en la cual la atención es liberada de su actividad común y es focalizada en Dios (propio de las religiones teístas)
  4. Una focalización de la mente en un único objeto de percepción, como por ejemplo la respiración o la recitación constante de un vocablo o de una sucesión de ellos (ejemplo de recitación constante y ritmada de vocablos es la recitación de mantras en el yoga, el más célebre de los mantran o mantras es el que se pronuncia «Oṃ»).

El fundamento de la vida es la creatividad: cultivar una mente serena desvela la inspiración sencilla y fresca que es la base de toda aventura.

Inspirare es una escuela de meditación y un espacio de psicoterapia integral en Málaga cuya misión es el amor, la verdad y la belleza al servicio del crecimiento y del desarrollo consciente y armónico, tanto personal como colectivo. La base de su trabajo en las clases de meditación es su propio compromiso y la confianza en la integración innovadora de las filosofías y ciencias orientales y occidentales.

Fitness o forma física

Fitness o forma física es una práctica deportiva que incluye ejercicios de flexibilidad, resistencia cardiovascular, fuerza muscular y resistencia, constitución física, agilidad, constancia, disciplina, equilibrio y velocidad. Está muy de moda en la actualidad y se consiguen los siguientes beneficios si se hace con regularidad:

  1. Ganar en salud. Como consecuencia de la práctica de actividad física de forma moderada en el tiempo conseguiremos ganar en salud al mejorar y aumentar aquellas capacidades de las que carecemos cómo puede ser la flexibilidad, resistencia, coordinación o fuerza.
  2. Bajar de peso. Por desgracia en España un 13% de la población tiene sobrepeso, siendo el segundo país de Europa con mayor índice de obesidad. Gracias al Fitness se consigue reducir este sobrepeso y la vida sedentaria de los habitantes debido a la práctica de un estilo de vida saludable. Todo ello, conlleva una mejoría y ganancia en salud debido la bajada de peso, lo que hace que ganemos en calidad de vida gracias a la práctica de ejercicio físico junto con una dieta saludable, equilibrada y nutritiva.
  3. Relax y bienestar general. Acompañando a lo anteriormente mencionado, también conseguiremos no sólo mejorar a nivel físico y motor, sino también a niveles mentales y psicológicos. Como consecuencia de ello, conseguiremos mejorar y reducir nuestros niveles de ansiedad y estrés producidos. Todo esto, supone un aumento de la autoestima por parte de la persona, cambiando así su forma de pensar a la hora de realizar acciones cotidianas.
  4. Mejora de la presión arterial y del corazón. La práctica de actividad física de forma regular puede prevenir la aparición de determinadas enfermedades como la diabetes, la presión arterial alta o aquellas que están relacionadas con las enfermedades cardiovasculares.
  5. Lograr metas y objetivos. Esta disciplina o mención hace que nos planteemos determinadas metas u objetivos para conseguir aquello que deseamos conseguir. Aunque es cierto, que en ocasiones este factor puede ser negativo, puesto que puede llegar a la obsesión de la persona por conseguir algo fuera de lo saludable mediante el uso de estupefacientes u otros químicos derivados.
  6. Mejorar la resistencia aeróbica. Gracias a la práctica de actividad física implicamos a nuestro cuerpo a un mayor rendimiento lo que hace que mejoremos la resistencia aeróbica, así como en la ganancia de fuerza muscular.
  7. Reducir las posibilidades de padecer osteoporosis. La aparición de esta enfermedad ósea se ve reducida debido a la estimulación de las células de la estructura ósea, provocando un beneficio y mayor fortalecimiento de nuestros huesos.

El sexo, ahora más que nunca, es vida

Nos parece que no, pero la cantidad de actividades que podemos realizar en nuestro tiempo libre es realmente grande en los tiempos en los que nos movemos. Tenemos más actividades lúdicas que nunca, y a eso le podemos añadir una variedad de pasatiempos tradicionales que nunca se pierden. Está claro que la persona que se aburre a día de hoy es porque quiere y que la oferta que tiene disponible para disfrutar de su tiempo libre es tremendamente grande. Aprovecharla es algo que depende de manera única y exclusiva de él o ella. 

Hay una actividad que más o menos nos gusta a todos y todas, pero a la que no tenemos en cuenta a la hora de hablar de tiempo libre o de ocio. Hablamos de un asunto como lo es el sexo. No cabe la menor duda de que un aspecto como este es uno de los preferidos por los españoles y las españolas a la hora de disfrutar de su vida en pareja, lejos del estrés que caracteriza la rutina habitual de la gente. Y es que nada permite liberarnos tanto de la vida cotidiana como lo es el sexo, que es una manera de encontrar la paz que tanto deseamos y que tan difícil es de conseguir a veces. 

¿Practicamos mucho sexo los españoles? Podríamos decir que nuestro país se encuentra en la media europea en este sentido. Según una noticia que fue publicada en el diario 20 Minutos a mediados de 2017, el 42% de los ciudadanos de este país practica sexo una vez a la semana y solo el 10% no lo probó en todo el año. Desde luego, son datos que ponen de manifiesto que el sexo, aunque no es la actividad lúdica más realizada por parte de los españoles, sí que tiene un hueco en nuestra vida. Y que así lo siga siendo, porque no cabe la menor duda de que es necesario para todos y todas. 

Los médicos recomiendan su realización en pos de garantizar la felicidad y la salud física y mental de las personas. Y es que el sexo, siempre que, por supuesto, sea consentido, es necesario y positivo para el conjunto de nuestras vidas. Para empezar, porque sin él nadie estaría vivo. Y, para continuar, porque es una manera de expresar nuestro cariño por otra persona. De ahí que, en muchas ocasiones, no entendamos las críticas y los tabúes que existen al respecto de este asunto en nuestro país y, en general, en el resto de naciones de la Unión Europea. 

Sin embargo, y a pesar de todo, hacemos menos el amor de lo que deberíamos. Una noticia que vio la luz en el portal web Vozpópuli así lo aseguraba, incidiendo en que para que el sexo sea posible hacen falta una disposición física correcta, un buen compañero o compañera o ganas y no siempre se puede disponer de esta serie de elementos. Por desgracia, hay muchas personas que se encuentran en esta tesitura y que no tienen la posibilidad de utilizar el sexo como una vía de escape de la realidad que nos ha tocado vivir. 

El sexo es una de las actividades de ocio más necesarias en la vida de las personas. Muchas personas corroboran esta información y dan fe de la importancia que tiene este asunto, por ejemplo, en su vida de pareja. Es importante, para mantener la chispa en la pareja, que apostemos por cosas diferentes a la hora de practicar sexo. Según nos han comentado desde Maite Domenech, una entidad especialista en sexo tántrico, es esta una de las opciones que están implementando cada día más y más parejas en nuestro país para mantener el deseo y la llama, aspectos ambos que no podemos perder. 

La felicidad, el gran objetivo 

El fin último que se persigue tanto con el sexo (en cualquiera de sus manifestaciones) como con cualquier otra modalidad de actividades de tiempo libre es conseguir una felicidad que de otro modo tendríamos más difícil encontrar. Y lo cierto es que apostando por este tipo de actividades la probabilidad de ser felices se multiplica. Por tanto, no tenemos que tener miedos de ningún tipo a pesar de los tabúes que desde que somos bien jóvenes se encarga de imponemos nuestra sociedad. Eso es fundamental para disfrutar del sexo sin que nada ni nadie nos pueda achacar algo por ello. 

¿Qué sería del ser humano sin la felicidad? Este es el objetivo que todos y todas nos marcamos para tratar de disfrutar de cada momento, de cada segundo, de los que nos quedan en este mundo. Y tenemos que aprovechar al máximo cada una de las herramientas que la vida nos pone en nuestro camino para ello. El sexo es una de ellas y, le pese a quien le pese, todos tenemos el derecho de hacer uso de ella siempre que tengamos la oportunidad. Mantener esta mentalidad será importante para que nada ni nadie se pueda entrometer en el estilo de vida que queremos llevar ni en el tipo de actividades que nos encantan para disfrutar de nuestro tiempo de ocio.