El fútbol y el fútbol sala, los deportes elegidos para sacarle partido a nuestro tiempo libre

A menudo, los españoles solemos preguntarnos cuál es la mejor manera de disfrutar de nuestro tiempo libre. No cabe duda de que saber con certeza cuál es la respuesta a esta pregunta es una manera de potenciar nuestra felicidad y disfrutar al máximo de nuestros momentos de ocio. Y, por desgracia, muchas personas, tanto jóvenes como adultas, desconocen de qué manera podrían conseguir un propósito como ese. Esto es una verdadera lástima y se trata de una cuestión que debemos y tenemos la capacidad de corregir.

Muchas personas han decidido confiar en el deporte para cumplir con ese propósito. Y lo cierto es que es una elección realmente acertada porque, además de copar de una manera divertida y memorable nuestro tiempo de ocio, es una manera de mantener nuestro cuerpo sano y en forma, algo que no todo el mundo es capaz de hacer en los tiempos que corren. Especialmente es importante que tengamos esto en cuenta para el caso que atañe a los niños, que tienen que abandonar el sedentarismo y no contemplarlo como una opción.

El deporte es, como decimos, la salvaguarda para disfrutar de nuestro tiempo libre y para mantenernos sanos. Pero, ¿cuál es, en concreto, la actividad que los españoles prefieren dentro de este campo? La verdad es que practicamos una serie muy variada de deportes, pero no cabe la menor duda de que el que más pasiones levanta, desde el punto de vista del practicante pero también del aficionado, es el fútbol. Y es que por algo se conoce a esta actividad como el deporte rey.

Los datos ponen de manifiesto esto que estamos hablando. Según una noticia publicada en la página web oficial de la Real Federación Española de Fútbol, en 2014 había un total de 674.326 licencias de fútbol masculino en nuestro país. Además, es destacable el número de licencias de jugadoras femeninas, que se situaba en más de 28.000 pero que ha crecido una auténtica barbaridad en estos 5 años que han pasado desde entonces. Y es que el fútbol, como bien es conocido, es todo un deporte de masas.

Pero no es el fútbol el único deporte que está en pleno apogeo en España. Uno de los deportes que sigue creciendo poco a poco es el fútbol sala, una de las actividades que los españoles, con el paso de los años, siguen empeñados en realizar. La página web oficial de la LNFS (Liga Nacional de Fútbol Sala) informó de que el 63% de los alumnos que se encuentran estudiando entre primero de primaria y segundo de Bachillerato practicaba este deporte en 2011.

El aumento de la venta de ropa deportiva demuestra el interés de la gente por el deporte

El sector dedicado a la venta de ropa deportiva no para de crecer. Esta noticia es realmente buena para nuestra sociedad puesto que demuestra que la gente está concienciada con las ventajas que implica la realización de ejercicio físico y con la satisfacción que proporciona ese deporte en lo que tiene que ver con el aprovechamiento del tiempo libre. Los profesionales de Marians Sport, una entidad dedicada a la venta de artículos para la práctica del fútbol o del fútbol sala, nos han comentado que ha crecido de una manera importante el número de personas que practican estas dos actividades con el objetivo de maximizar el disfrute en sus momentos de ocio.

Desde luego, es evidente que los dos deportes de los que venimos hablando tienen una enorme tradición en España. Y la van a seguir teniendo. Solo hace falta ver los pabellones y los estadios de los grandes equipos en nuestro país. Desde luego, no cabe la menor duda de que es mucha gente la que disfruta con este tipo de actividades y que esta es una manera no solo de hacer deporte y disfrutar, sino que es una opción más que digna para hacer nuevas amistades y desarrollarse personalmente.

El deporte es salud. Salud física y salud mental. Y estas cuestiones tienen un valor que no se puede calcular. Lo reconocen todas aquellas personas que practican algún tipo de deporte y que ven en esta actividad la manera no solo de permanecer sano o la de hacer amistades, que son las que hemos comentado, sino también la posibilidad de evadirse de la rutina diaria y dejar que nuestra cabeza olvide la mayoría de los problemas a los que tengamos que enfrentarnos al día siguiente.

Un descanso sin niños

Ir de vacaciones en familia es maravilloso y yo no lo cambio por nada. Las actividades, las experiencias, las risas de los más pequeños de la casa, su carita al ver cosas nuevas… es todo fantástico. Sin embargo, de vez en cuando, nunca viene mal dejar a un lado las responsabilidades y descansar de verdad, saber que los niños están atendidos con la abuela y olvidarte un poco del “mamá” o “papá” por unos días.

Unas vacaciones en  pareja, sin niños, puede ser lo que el matrimonio necesita para superar algún pequeño bache, e incluso aunque no lo haya, a veces es necesario tomarse ese descanso sin niños. Ahora bien, cuando hablo de descansar “sin niños” hablo de hacerlo sin los tuyos y sin los del resto de turistas porque al final, aunque no tengas a los tuyos pidiéndote un helado o gritando sin parar, si tienes a otros niños saltando en la piscina a medio metro de ti mientras se lanzan agua y corretean a tu alrededor, el descanso no surtirá efecto.

Ojea opiniones y noticias en red

Ten en cuenta que, a no ser que haya un viaje cultural especial que siempre hayas querido hacer con tu pareja en solitario, lo normal es que en este tipo de viaje de “descanso sin niños” lo que importe no es el dónde, sino el cómo y el con quien. Es decir, queremos relajación, servicios de calidad, habitaciones espaciosas y un poco de lujo a tu alcance, pero todo eso solo se consigue encontrando un buen hotel en el que las familias con niños gritones no tengan cabida. Ahora bien ¿cómo encontrarlo? Yo os recomiendo la búsqueda online.

Encontrar opiniones de otros viajeros es, hoy en día, bastante sencillo con plataformas como Trpadvisor o Booking, pero si a eso le sumas alguna que otra noticia relacionada con el sector tendrás el éxito asegurado. Si buscamos hoteles con premios para hacer una primera selección en la que localizar hoteles con buenas puntuaciones nos aparecen, casi siempre, los premios “Traveller´s choice”, otorgados por Tripadvisor según las opiniones de los usuarios.

Personalmente me parecen los mejores premios en los que fijarnos puesto que, si el premio lo da una asociación, organización o empresa, el resultado de los mismos puede dependes (y mucho) del dinero que la cadena de hoteles haya pagado previamente. Cuando el premio lo dan los usuarios, entonces solo cuenta la opinión de los mismos y sus propias experiencias.

Además, lo bueno de estos premios, es que se dividen en categorías de hoteles por lo que, si buscas algo sin niños correteando por todo el recibidor, puedes saltarte la categoría “familiar” e ir directamente a lo que te interesa. Este año, la cadena de hoteles que ha dado el campanazo en estos premios ha sido Mercer Hoteles, que se ha alzado con ocho Traveller´s Choice, nada más y nada menos. Se trata de un grupo hotelero de lujo que cuenta con hoteles en  Barcelona, Sevilla, Donostia, Córdoba, Cerdanya (Pirineo Ctalán), etc. La singularidad de esta cadena hotelera es que los edificios en los que se enclavan sus hoteles no son de reciente construcción, sino que hablamos de edificios históricos que guardan maravillas arquitectónicas y que han sido rehabilitados y reformados para formar parte de la cadena.

Por ejemplo, el Mercer Sevilla está ubicado en la Casa Palacio Castelar, un palacete portugués del siglo XIX en el histórico barrio de El Arenal, en Sevilla. Solo tiene 12 habitaciones, y aunque al estar en pleno centro debe prescindir de grandes jardines, en su azotea han instalado una piscina con solarium y pool bar, toda una experiencia para los sentidos de los huéspedes.

Este año, además, la cadena incorpora dos nuevos hoteles. El Eme Catedral, también en Sevilla, y el Torre del Remei, que es el hotel que ha llamado mi atención. Se encuentra en el Pirineo Catalán y es un palacete de principios del siglo XX ubicado en unos jardines preciosos en medio de la naturaleza, junto al Parque Natural del Cadí. Sinceramente, me parece un lugar de ensueño que quiero disfrutar en mi próximo viaje de descanso “sin niños”. Y a esto es exactamente a lo que me refería: ¿había pensado yo en ir a Cerdanya? Obviamente no, sobre todo porque ni siquiera sabía de su existencia, pero ese hotel, con ese paraje, con esos servicios y con la atención que caracteriza a la cadena Mercer me ha ganado, y eso es lo que quiero: tranquilidad, naturaleza, relajación y que me lo den todo hecho, básicamente.

Por eso, y porque yo también lo necesito, lo más probable es que el año que viene mis hijos se vayan de campamento un par de semanas en verano, o se queden con la abuela, ¿quién sabe? Lo importante es que nosotros podamos ir al Torre del Remei a descansar ¿o no?

Enoturismo

¿Os gusta el vino? Quizás esa debería ser la primera pregunta a hacerse antes de plantearse la posibilidad de hacer algún tipo de actividad de enoturismo, aunque he de reconocer que a mí no me encanta y, sin embargo, lo he pasado muy bien en visitas a bodegas, catas y demás actividades similares. ¿Por qué? os preguntaréis algunos, pues es muy simple, porque no es lo mismo estar en casa y probar un vino fuerte en boca de un paladar no acostumbrado a él que estar bajo la atenta mirada de un enólogo y otros visitantes más esperando a ver tu reacción al catar ese sabroso líquido.

¿Sabéis cuál es el vino que yo bebo gustosamente? El blanco suave. Los dulces no me gustan, que quede claro, pero el vino blanco (espumoso o no) suele ser un buen compañero de aperitivos y comidas de pescado para mí. Los tintos, no obstante, no son mi fuerte, así que cuando tengo en la mesa un buen chuletón para comer, o una tabla de quesos, prefiero pedirme una cerveza.

El enoturismo está de moda

¿Sabéis qué cantidad económica mueve al año el enoturismo  en nuestro país? Pues estamos hablando de una friolera de 80 millones de euros con un aumento, en 2018, de un 20,5% de visitas a bodegas y museos del vino.

Y es que, por un lado, soy de las que opina que desde que aparecieron este tipo de actividades y espadas turísticas son muchos los españoles, y extranjeros, que ven en ellas un modo de hacer algo diferente que se sale de la rutina y que, seamos sincero, es muy elegante. Entre los veinteañeros queda muy bien eso de decir “me he ido a hacer rafting” o “este fin de semana he hecho un escape room”, pero entre aquellos que pasamos la treintena y rondan ya la cuarentena, queda muy elegante e interesante decir que nos hemos ido a hacer una visita enoturística a unas conocidas bodegas.

Pero ¿cómo es una visita de estas características? Pues todo depende de la bodega que vayamos a visitar, yo he estado en varias con amigos y en pareja, y la cosa cambia mucho dependiendo de cómo tienen montada la visita, o la cata, y de quien es el guía y el carisma que tiene.

Una de las mejores experiencias de enoturismo la viví en Bodegas Bocopa, muy conocidos por sus vinos de Alicante y, concretamente, su vino tinto de Alicante tipo Fondillón. Tienen varios tipos de visita, yo elegí la visita gastronómica porque iba con un gripo de amigos a pasar el día y la verdad es que fue todo un acierto.

La visita consta de una explicación en video donde podemos ver el nacimiento de las bodegas y la procedencia de la vid de sus vinos. Normalmente estos vídeos suelen aburrirme, pero en este caso está bastante bien montado y no se hace nada pesado. Dura algo menos de media hora.

Tras el video a modo presentación comienza la visita guiada por las bodegas y aquí es donde el guía puede cambiar, y mucho, la percepción del visitante. En este caso hablamos de un guía ameno, con gracia y con bastante carisma que nos hizo muy amena toda la visita. Al final de la misma, nos dieron a degustar tres vinos, con sus respectivas presentaciones, explicaciones y preguntas.

Todo esto acaba sobre las 13:30, hora en la que quienes no han contratado comida se marchan y los que sí la hemos contratado pasamos al comedor, un espacio muy bien acondicionado y elegante que no desmerece en nada a los buenos restaurantes. Además, la comida en sí, estuvo muy bien. No la recuerdo exaltantemente pero sé que nos pusieron varios entrantes y luego un plato principal elegir con bebida, postre y/o café.

Yo os recomiendo que busquéis algo así porque, si solo contratáis la visita, al final la experiencia acaba demasiado pronto, por lo menos para mi gusto.

Otras bodegas que he visitado y os recomiendo: Bodegas Francisco Gómez, Bodegas Mendoza, Bodegas Emina Rueda y Bodegas Carchelo. Ahora, una que no os recomiendo nada porque a mí no me gustó, y que quede claro que es una opinión personal, es la visita a las Bodegas Protos, fue muy sosa, sin gracia y todo acabó en un abrir y cerrar de ojos.

Preparando las vacaciones 2019

Estamos en Junio y ya hay que tener bien claras las vacaciones porque en menos que canta un gallo habrán llegado, habrás probado el dulce sabor del tiempo libre, habrás pestañeado y habrás vuelto a la rutina probando entonces el amargo sabor de la vuelta al trabajo, y es que nos pasamos muchos meses del año esperando la llegada de las vacaciones  y muy poco tiempo disfrutándolas cuando están aquí. Así que, si no lo tienes claro es hora de que te decidas y, para ayudarte un poco, te proponemos los mejores destinos para viajar en familia.

Bueno, empecemos diciendo que todo depende de lo grande o pequeño que sea el bolsillo y, por supuesto, de lo aventureros que seamos. Esto lo aviso porque personalmente me lo he pasado igual de bien estando una semana en un camping de la costa del sol que viajando por Europa. Son viajes diferentes, no tienen nada que ver, pero cuando la economía no está como para coger aviones, lo mejor es optar por algo que nos relaje y nos aporte bienestar, ocio y tiempo en familia, aunque sea a la vuelta de la esquina.

Otra cosa a tener en cuenta es que si pensamos coger aviones, el tema del equipaje es un punto y aparte. Cuando se viaja con niños no basta con las maletas de mano, os lo aseguro, hay que llevarse media casa a cuestas, por eso a veces pienso que lo mejor es alquiler una autocaravana y llevarme todo conmigo, incluso el baño, para que no empiecen con eso de “me hago pipi”, y demás. Dicho esto, os recomiendo que paséis de facturar maletas en la compañía aérea porque a mí lo único que consiguen con todo ese tema es ponerme dolor de cabeza. Que si esto no lo puedes subir a cabina y debe viajar en bodega, que si superas los kilos permitidos, que si esto es demasiado grande… Pasando. Hace dos viajes exactamente, descubrí la empresa Maletas por Avión, quienes se llevan el equipaje con el que quieras viajar un par de días antes y te lo llevan al hotel que les indiques el día previsto. No es caro, lo digo porque más de uno se piensa que eso debe costar una pasta y la realidad es que al final sumas lo que te gastas en facturación con el dolor de cabeza que te produce todo el estrés y compensa de sobra contratar los servicios de una empresa externa como esta.

Destinos en familia

El reino de Lego, Copenhague.

Dinamarca ya de por sí es un país maravilloso, tanto por los paisajes que podemos visitar como por su cultura y su gente, pero el hecho de que en la capital encontremos el parque temático de Lego es un plus a tener muy en cuenta si quieres tener un día entretenidos a los niños de la casa, y también a los mayores  la verdad. Además de eso, por supuesto, podéis ver la estatua de la Sirenita, los Jardines de Tivoli, el parque de atracciones, etc.

Fiyi

Para ir a las islas Fiyi hay que preparar el bolsillo, es verdad. Sería ridículo que ahora os presentara este viaje como algo maravilloso sin ser consciente de que la mayoría de nosotros no podemos pagarnos algo así ni en sueños. Ahora bien, si nos hace ilusión tener algo de estas características, he comprobado que pasando de los viajes al extranjero durante unos cinco años podemos optar a algo así. Al menos yo lo hice. Es un destino inmejorable porque los papis de la familia pueden relajarse y olvidarse de todo con los servicios que las islas ofrecen, a todo lujo, y los niños jugar y pasar momentos especiales con otros niños mientras las niñeras de los resorts se encargan de ellos, literalmente. Ellos juegan, hacen gymkanas, van a la piscina infantil y alucinan con todo mientras tú te relajas en el spa. Fantástico.

Tokio

Tokio es un a ciudad para visitar una vez en la vida con bastante tiempo. A las afueras, pero sin alejarte demasiado, puedes contemplar la verdadera esencia de Japón, en sus templos, en sus palacios, es todo magnificencia. Y luego, en el centro de la ciudad, los niños encontrarán multitud de alicientes. En Tokio podemos visitar la casa de Hello Kitty, el observatorio de la Torre de Tokio desde donde veremos el monte Fuji y practicar miles de actividades tecnológicas que cientos de empresas turísticas ponen al alcance de tu mano desde que pones un pie fuera del avión.

Laponia

Este es un viaje que aún no he hecho pero que tengo que hacer en breve, antes de que mis hijos pierdan la ilusión por Papá Noel. Quiero llevarles a Laponia, en Findlandia, a conocer la casa del gran Papá Noel, y su oficina de correos. Además, he leído que podemos contratar paseos en trineo y excursiones para ver auroras boreales.

Y si buscas algo más económico hacedme caso, los campings con animadores infantiles son una auténtica maravilla.