Team Building (Construyendo equipo)

Organizar actividades para que los empleados de una empresa creen vínculos entre si mismos y con la propia empresa, esta cada vez más implementado en nuestro país. Las habituales cenas o comidas de empresa, celebradas anualmente, con motivo de las fiestas navideñas, era lo máximo que hacia la empresa en este sentido hasta hace relativamente poco.

Importando metodologías de trabajo que aplican las grandes empresas como Google, las empresas españolas o afincadas en el país, son cada vez más proclives a incentivar a sus empleados con actividades lúdicas y recreativas. Esta demostrado que un empleado contento es un empleado productivo. Dejando a un lado las habituales comidas o cenas de empresa, los directivos dan un paso al frente y organizan eventos tanto en el interior como en el exterior de la empresa.

Aunque existen numerosas formulas de contentar a los empleados y fomentar su desempeño, una de las más aceptadas y popularizadas, es contratar un servicio de catering, como los que ofrece Catering A morena, cuando los empleados deben quedarse a echar horas extra. Como bien saben los profesionales del sector, ofrecer un piscolabis a los trabajadores, les anima a seguir trabajando, además de fomentar el trabajo en equipo.

En eso consiste el Team Building, construir y crear equipos que desempeñen sus funciones laborales dentro de un marco colaborativo. Para lograr este objetivo, los departamentos de recursos humanos de cada empresa, desarrollan programas que incluyan actividades en las que participen indistintamente empleados y directivos.

Fomentar y promover actividades dentro y fuera del entorno laboral, influyen positivamente en la relación entre los empleados, la integración en los equipos de trabajo y genera una mejor comunicación. El resultado es una mayor motivación profesional y por supuesto, mayor productividad.

Afortunadamente, para las grandes empresas, cada vez cobra más importancia el factor humano y la manera de valorarlo para sacar lo mejor de él. Contar con un entorno laboral saludable, donde haya buen ambiente y se pueda trabajar de forma relajada, es una de las prioridades en el mundo laboral actual. Promoviendo actividades alejadas del trabajo, se alcanzan mas y mejores objetivos a nivel empresarial.

Algunos de los factores que determinan la importancia y necesidad de realizar este tipo de actividades extra empresariales para la formación y creación de equipos de trabajo pueden ser:

– La cultura organizacional positiva. Este aspecto que no es más que el reflejo de los valores, acciones y comportamiento de los empleados, debe proyectar un clima agradable. Las actividades que den como resultado un ambiente colaborativo y mejore las formación de equipos ayudará a mejorar esa cultura empresarial, donde la organización y la jerarquía, establece límites que suelen resultar negativos.
– Aumento de la productividad. Llevar a cabo actividades en grupo de forma extra empresarial, aumenta la motivación y productividad de los empleados, tanto a nivel personal como de equipo. Sacarlos del entorno laboral y la rutina, les permite socializar con el resto de empleados y crear vínculos entre ellos que favorecerán el rendimiento y la producción, además de la colaboración.
– Fomenta el desarrollo de otras habilidades y la creación de valores que fortalecen al equipo. Entre ellas cabe destacar el compromiso con el trabajo, la capacidad de analizar, escuchar y liderar equipos y la agilidad para el desempeño de las actividades laborales.
– Disminuye la rotación de los empleados, el absentismo y el abandono del puesto de trabajo. Inevitablemente, un empleado feliz y motivado, no querrá abandonar su puesto de trabajo.
– Mejora la comunicación interna de la propia empresa. Al fomentar esa proximidad entre los empleados, la cooperación es mayor y por tanto, la comunicación mejora, convirtiendo a los empleados en equipos más productivos y empeñados en alcanzar los objetivos propuestos por la empresa.

Esta ampliamente demostrado que el hecho de que una empresa, invierta en el bienestar de sus empleados, mostrando preocupación por ellos, mejora la imagen de la misma. Tanto empleados como candidatos, contarán con una mejor imagen de la empresa y querrán formar parte de su equipo.

Como aplicar el team building

Implementar la construcción de equipos en una empresa, es tarea del equipo de recursos humanos. Ellos son los responsables y encargados de encontrar y organizar las actividades que mejor vayan a funcionar con las necesidades de la empresa y los propios empleados.

Aunque existan actividades que se puedan desarrollar dentro de la empresa, lo ideal es que se realicen fuera del entorno laboral para que exista una mejor desconexión. Para encontrar las actividades que mejor encajen con la empresa y sus pretensiones, hay que tener en cuenta algunos aspectos fundamentales.

En primer lugar, identificar las necesidades dentro de la propia empresa, escuchando y preguntando a los empleados. Conocer de primera mano lo que les gusta, une e interesa ayudará a tomar la elección más acertada sobre los tipos de actividades a ofrecer.

Planificar las actividades es otro de los aspectos que recursos humanos debe tener en cuenta. El cómo, el cuándo, el qué, el dónde y el quién, son fundamentales.

La participación de los jefes y encargados debe ser obligada si se pretende obtener los mejores resultados. Una implicación activa de los directivos, motivará a los empleados además de acercarlos a ellos.
Por último, analizar y estudiar los resultados de la actividad. El grado de satisfacción de los empleados y las consecuencias positivas que resultan de la actividad, ayudarán a seguir promoviendo estas acciones y mejorar lo que sea mejorable.

Algunas actividades que la empresa puede aplicar

Existen infinidad de actividades que deben desarrollarse en equipo y fomentan la colaboración, el trabajo en equipo, la socialización y la diversión entre otras cosas. Cualquier actividad de ocio que invite a desconectar del trabajo y conectar con las personas, puede ser una excelente opción para cualquier empresa.

Desde las ya mencionadas comidas y cenas de empresa, o los catering para celebrar algún evento hasta salidas a realizar actividades de supervivencia, están a la orden del día.

Lo fundamental es que se incentive la participación de todos los empleados sin tener que obligarles a ir. De poco sirve que quieras fomentar ciertos valores si es obligatorio realizar una actividad que no les gusta. Lo mejor es hacer que quieran ir para obtener mayores beneficios.

Algunas de las actividades más demandadas y factibles para las empresas son:

Scape room, conocida por la mayoría, este tipo de juego, fomenta el trabajo en equipo. Para salir de la habitación hay que resolver los enigmas y enfrentarse a los desafíos. La mejor manera de logrando es uniendo fuerzas.
– Actividades deportivas. Promover competiciones deportivas donde los empleados puedan organizarse por equipos, es una excelente manera de fomentar la integración laboral.
– Celebrar eventos internos, como los objetivos alcanzados, los cumpleaños de los empleados. Estos momentos de dispersión dentro del entorno laboral permite un descanso y la interactuación más cercana entre los compañeros.
– Organizar competiciones de cualquier tipo. Desde cocina a baile. Promover talleres y propiciar una competencia sana entre los empleados es otra de las opciones.
– Excursiones y actividades en un entorno natural. Llevar a los empleados a una zona donde puedan realizar actividades acuáticas, hípica o senderismo, suele gustar a los trabajadores. Escapadas de un día o un fin de semana, facilitan la desconexión y el regreso con las pilas cargadas.

La lista puede ser inmensa. En definitiva, cualquiera de las actividades que se pueda desarrollar en grupo, es ideal para fomentar el team building. No en vano, en la actualidad, existen empresas que se dedican a crear y desarrollar todo tipo de actividades dirigidas a las empresas y sus empleados.

Tanto si eres empresario como si eres empleado, toma nota de los beneficios que aporta la interacción con el factor humano de la empresa sin jerarquías.