Escápate por Extremadura como hizo el Emperador Carlos V

De todas las comunidades autónomas de España, una de las más desconocidas es la de Extremadura y lo cierto es que no entendemos por qué, puesto que goza de paisajes y enclaves de valor incalculable que nos sirven para llevar a cabo un bonito fin de semana o una escapada larga de desconexión. Extremadura cuenta, en sus dos provincias, Cáceres y Badajoz con zonas repletas de historia que nos harán transportarnos hasta otras épocas, así como también conseguirá que nos quedemos pasmados durante el camino con sus gentes, sus tradiciones y, por supuesto, su cuidada gastronomía. Es por ello por lo que os queremos proponer un itinerario curioso, una ruta plagada de historia para que la llevéis a cabo con vuestra familia o amigos y disfrutéis de unas zonas únicas que os harán olvidar por completo la rutina del día a día. En concreto, esta ruta cuenta con más de 500 años de historia, por lo que podéis aprovechar para leer un poco al respecto antes de iniciar el camino y así, además de aprender vosotros mismos historia, también se la podéis transmitir a los más jóvenes, en el caso de que os acompañen en esta aventura. 

El Valle del Jerte y más concretamente la conocida como Ruta de Carlos V, fue el camino que siguió este hasta su última morada. El Emperador Carlos V, cansado de su larga travesía desde Laredo, decidió hacer el recorrido más corto entre Tornavacas y Jarandilla, en lugar de la ruta prevista que le llevaría por Plasencia. El monarca fue llevado en silla de manos y en ocasiones a cuestas por lugareños acostumbrados a recorrer estos senderos escarpados a través de lo que ahora se conoce como Puerto de las Yeguas, que une las comarcas del Jerte y de la Vera.

La ruta comienza en Tornavacas, localidad situada en la cabecera del Valle del Jerte, y nos dirige hacia la Ermita del Cristo del Humilladero, donde giramos a la izquierda y continuamos siempre en paralelo al río Jerte por un camino señalizado que pasa a través de un bosque de robles y castaños. Tras un par de horas de caminata llegamos al Collado de las Losas, donde cruzamos la pista para seguir rectos y comenzamos el descenso que nos llevará hasta el Puente de Carlos V (Puente Nuevo). El camino cruza la Garganta de la Serrá, que más abajo formará la Garganta de los Infiernos.

Desde el Puente Nuevo retomamos el camino enlosado para comenzar la subida. La fuente de Roblehermoso nos sirve de referencia para seguir hacia la izquierda en la bifurcación del camino, con destino al Collado de la Encinilla, a unos 1.590 metros sobre el nivel del mar. Si todo va bien, a estas alturas llevaremos ya unas 4 horas caminando y llegaremos a lo alto del collado, desde donde podemos ver nuestro siguiente punto de destino: el Puerto de las Yeguas. Nos adentraremos en la Garganta del Collado de las Yeguas y subiremos hasta alcanzar un altiplano situado en la parte superior. Cruzaremos la garganta a través de una pasarela y llegaremos en pocos minutos al Puerto de las Yeguas, a unos 1.480 metros de altura. El lugar perfecto para contemplar la Comarca de la Vera, aunque bien es cierto que esta ruta podría mejorar en caso de contar con alguien experto en el lugar, por lo que si vosotros, al igual que a nosotros, os gusta la historia, el turismo activo y rural y sobre todo desconectar y pasarlo bien, nosotros os recomendamos que os pongáis en contacto con Naturaccion, dado que ellos son expertos en este tipo de actividades y seguro que os servirá para hacer de las jornadas de desconexión, algo mucho más lúdico y activo, además de que contaréis con la garantía de su experiencia para no perderos y disfrutar del entorno.

Si seguimos el itinerario, hemos superado ya el ecuador de la ruta y ahora nos queda la bajada hacia Jarandilla. Por lo que comenzamos el descenso que nos llevará en primer lugar a la Garganta del Yedrón. Un lugar verdaderamente paradisíaco. Y si seguimos la ladera, atravesaremos un bosque de robles y castaños y cruzaremos la carretera de Guijo de Santa Bárbara a Jarandilla. Avanzamos unos metros a la izquierda y encontramos la el camino a la derecha que nos lleva hasta el Puente de Palo, que cruza la Garganta de Jaranda. Solo unos pocos metros más allá ya se verán las primeras casas de Jarandilla, por lo que habremos llegado al final de nuestra ruta.

El pasado romano de Mérida

Más allá de esta ruta que os planteamos, Extremadura tiene mucho más que visitar y prueba de ello es el teatro romano de Mérida, un teatro histórico levantado por la Antigua Roma en la colonia Augusta Emerita, actual Mérida (España). Su creación fue promovida por el cónsul Marco Vipsanio Agripa y, según una fecha inscrita en el propio teatro, su inauguración se produjo hacia los años 16-15 a. C. En la actualidad, ​el teatro es Patrimonio de la Humanidad desde 1993 como parte del conjunto arqueológico de Mérida.

Deja un comentario