Nos vamos a Mondariz, un balneario que hizo y hace historia

Cuando hablamos de balneario, enseguida nos vienen a la mente esas imágenes idílicas de paz, tranquilidad, descanso, sosiego, relajación sin límites… y quizás para los más jóvenes, un lugar demasiado tranquilo, sin vida, sin ajetreo… Demasiada quietud, pero el grupo de amigos con los que decidimos irnos el fin de semana de balneario, buscábamos justamente eso, tranquilidad, descanso, relax… y por que no decirlo, también un poco de historia, un lugar que tuviese vidilla propia, y Mondariz, una villa emblemática de la provincia de Pontevedra en cuanto a aguas termales se refiere, encajaba perfectamente en ese perfil. 

Cuando hablamos de balneario, enseguida nos vienen a la mente esas imágenes idílicas de paz, tranquilidad, descanso, sosiego, relajación sin límites… y quizás para los más jóvenes, un lugar demasiado tranquilo, sin vida, sin ajetreo… Demasiada quietud, pero el grupo de amigos con los que decidimos irnos el fin de semana de balneario, buscábamos justamente eso, tranquilidad, descanso, relax… y por que no decirlo, también un poco de historia, un lugar que tuviese vidilla propia, y Mondariz, una villa emblemática de la provincia de Pontevedra en cuanto a aguas termales se refiere, encajaba perfectamente en ese perfil. 

Su balneario inaugurado en el año 1873, ha sido reconocido por diversas revistas especializadas como el “Mejor Balneario de España”, a la vez que rivalizó, allá por el año 1900, con otros balnearios europeos tan importantes como podían ser el de Baden-Baden en Alemania o el Bath en Londres. Su época de mayor esplendor estuvo unida a la de la “Belle Epoque”, en la que el termalismo tradicional de los denominados “agüistas” por su gran afición a concurrir a espacios para beber aguas minerales con fines curativos, acogió en torno a sus manantiales a personajes tan ilustres de la época como John Rockefeller II, Isaac Peral, Isabel de Borbón, el arzobispo de Westminster, el infante Augusto de Braganza, Miguel Primo de Rivera, el sultán Muley Haffid, así como los escritores gallegos Castelao, Ramón Cabanillas, Eduardo Pondal, Wenceslao Flórez o Emilia Pardo Bazán, entre otros. 

Tan importante fue la repercusión social y económica que el balneario tuvo a nivel nacional que es el único municipio español que se constituyó el 30 de noviembre de 1924 de manera independiente como Mondariz-Balneario, haciendo referencia al establecimiento hostelero-medicinal, y que desde el 17 de abril de 1925 ostenta el título de “Muy Hospitalaria Villa” concedido por el rey Alfonso XIII y el General Primo de Rivera en agradecimiento al buen trato que los vecinos les dispensaban en sus asiduas visitas a este balneario.

El edificio principal de este complejo termal ha sido diseñado por el gran arquitecto gallego Antonio Palacios Ramilo, artífice de otras grandes obras a nivel nacional como el Palacio de Comunicaciones de Madrid (actualmente sede del Ayuntamiento de Madrid), el Casino de Madrid, el Banco Español del Río de la Plata o Edificio de las Cariátides en Madrid (sede actual del Instituto Cervantes), etc. siendo la riqueza mineromedicinal de sus aguas, filtradas a través del subsuelo, las que dan riqueza y esplendor a estas tierras. Aguas que nacen a una temperatura de 17, 2º y que pueden tomadas tanto por vía oral, por vía inhalatoria como por vía tópica a través de la inmersión en bañeras o por aplicaciones a presión. Debido a la composición de estas aguas ricas en minerales tales como bicarbonato, calcio, gas carbónico, sodio, hierro, etc. están especialmente indicadas para tratar diversas patologías como pueden ser: 

  • Enfermedades del aparato digestivo como gastritis, hernias de hiato, digestiones pesadas, reflujo gastroesofágico….
  • Alteraciones hepáticas como dolencias crónicas, litiasis biliar…
  • Trastornos metabólicos como gota, diabetes, obesidad…
  • Enfermedades respiratorias crónicas como rinitis, sinusitis, bronquitis…
  • Problemas dermatológicos como dermatitis, psoriasis, eccemas…
  • Patologías reumatológicas como artritis reumatoide, osteoartrosis, dolores crónicos…
  • Actividades de recuperación tras una cirugía traumatológica, lesiones deportivas…

Actividades lúdicas

El término “lúdico” proviene del latín “ludus”, que significa juego, por ello todas aquellas actividades que se incluyan bajo la especificación de lúdicas, están referidas al juego, a la diversión, al ocio, al tiempo libre, a la recreación, al disfrute, al entretenimiento, al descanso… los balnearios por el tipo de actividades que desarrollan son unos espacios totalmente dedicados al relax, el ocio, el placer… a través del agua. La relajación es parte fundamental de su existencia, por ello en ellos todo gira a su alrededor, la música ambiental, la gimnasia corporal, los masajes terapéuticos y relajantes, la decoración con colores claros, cálidos y acogedores que invitan al descanso y consiguen crear un ambiente relajado. Así, dada la importancia de la pintura, si vosotros necesitáis dar un nuevo toque de color a una estancia, nosotros os recomendamos que recurráis a Pinturas Decolor, una fábrica de pinturas que ofrece a sus clientes una amplia gama de productos y soluciones técnicas con un alto nivel de calidad y servicio, a la vez que están comprometidos con la mejora continua de un Sistema de Gestión Integrado de Calidad y Ambiental. 

Además de las actividades en torno al agua, otras actividades lúdicas que nos ofrecen los balnearios pueden ser, rutas guiadas de senderismo donde conocer el entorno natural que lo rodea, rutas a caballo, campos de golf, piscina, juegos de mesa, etc.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email