Remodelar nuestra vivienda para disfrutar del tiempo libre en familia

Con el paso de los años, hay muchas personas que se han ido dando cuenta de que el dinero no lo es todo. Está claro que este es un factor muy importante a la hora de obtener la felicidad que tanto buscamos a lo largo de nuestra vida, pero es evidente que solo con él no obtenemos ese propósito final. El tiempo libre es otro de los factores que resulta clave para ello. Y, como decimos, hay muchas personas que, en nuestro país, se han dado cuenta de ello. Sin tiempo libre, ya puedes tener todo el dinero que quieras: no lo podrás apenas usar.

Es cierto que el modo de vida español es bastante raro en algunas ocasiones y que merece cierta crítica. El portal web Libre Mercado publicó hace algún tiempo una noticia en la que aseguraba que los españoles dedicamos mucho tiempo a comer y a dormir, pero que luego decimos no tener demasiado tiempo para, por ejemplo, estudiar. Es evidente que esto es perfectamente criticable y que no beneficia en nada al futuro de nuestro país. Por suerte, no todo el mundo está metido dentro de ese saco. Podemos dar las gracias por ello.

Otra noticia, en este caso publicada por el portal web de la agencia de noticias Europa Press, se hacía la pregunta de cuánto tiempo libre tienen los españoles. La conclusión es que depende de varios factores:

  • Depende de dónde vivamos. En los pueblos se suele tener bastante más tiempo libre que en las ciudades. En los primeros, el número de horas es de 5 y media y en las segundas, de 3’8 horas.
  • Depende, por desgracia, del sexo. Las mujeres siguen teniendo menos horas de tiempo libre porque todavía asumen una mayor parte de las obligaciones en lo que respecta a la educación de sus hijos y a las labores del hogar.
  • Depende de la edad. Tienen más tiempo libre los niños y los ancianos. La edad crítica es entre 35 y 44 años, donde el tiempo libre se reduce de una manera considerable.

La noticia también concluye que hay gente a la que le gustaría tener más tiempo para estar con amigos o amigas y para asistir a actos y eventos culturales, entre otra serie de cosas. Y es que lo más común, según apunta la noticia, es tener menos de 4 horas libres al día.

La mayoría de nuestro tiempo libre lo pasamos en casa

La mayor parte del tiempo de ocio del que disponemos lo pasamos en casa, normalmente viendo la televisión o surfeando por Internet. Son tendencias que son reconocidas por la mayor parte de la población y que son habituales entre personas de diferentes edades, con diferentes gustos y de diferentes posiciones socioeconómicas, por lo que parecen tendencias que van a seguir siendo habituales durante muchos años más.

Si pasamos la mayoría de nuestro tiempo libre en casa, es evidente que tenemos que configurar una vivienda que sea lo más cómoda y segura posible para que sea completamente imposible que se nos amargue nuestro tiempo de ocio por causas derivadas de la misma. Los profesionales de Cubiertas Estévez nos lo vienen comentando desde hace algún tiempo: son muchas las familias que, a la hora de acometer una reforma en el tejado de su casa, manifiestan que lo hacen para ganar en comodidad y para evitar que cualquier tipo de problema en el mismo no acabe con la felicidad de la vida tranquila y ociosa del hogar. Un acierto en toda regla.

Los beneficiarios de este tipo de apuesta son todos y cada uno de los miembros de la familia: los padres y madres, que no tendrán que estar pendientes de que su casa pueda sufrir algún tipo de desperfecto y podrán emplear ese tiempo en disfrutar de su familia; y los hijos e hijas, que sienten miedo si ese tipo de problemas afecta a su vivienda. Desde luego, a nadie le cabe la menor duda, teniendo todas estas consideraciones en cuenta, que una reforma puede ser el principio para disponer de un tiempo de ocio mucho más reconfortante en el hogar.

El ser humano necesita descansar y disponer de tiempo libre. De lo contrario, no rinde cuando llega la hora de trabajar. Está más que demostrado que, teniendo la oportunidad de conciliar la vida laboral con la familiar, la felicidad y la productividad de ese ser humano aumenta de una manera realmente interesante. Hay que tener siempre este tipo de cuestiones en cuenta para que, a la hora de acabar cada día, pensemos que ha merecido la pena y podamos sentir al mismo tiempo que hemos aprovechado hasta el último segundo del mismo. Será, desde luego, una señal de que todo marcha bien en nuestra vida.

Deja una respuesta