Conoce los tipos de masaje y sus beneficios para la salud

El masaje se define como “una forma de manipulación de las capas superficiales y profundas de los músculos del cuerpo utilizando varias técnicas, para mejorar sus funciones, ayudar en procesos de curación, disminuir la actividad refleja de los músculos, inhibir la excitabilidad motoneuronal, promover la relajación y el bienestar y como actividad recreativa.”

Probablemente es la herramienta terapéutica más antigua que el ser humano utilizó para proporcionarse un recurso natural contra el dolor. Mientras que su evolución y uso ha sido parejo al de la sociedad, hasta convertirse en la técnica que hoy conocemos.

En la actualidad incluso ya existen diversos tipos de masaje, desde el de relajación hasta el afectivo o sensual; pasando por el específicamente terapéutico, tanto sanitario como deportivo, que va destinado a mejorar la actividad física.

Por lo general, la duración de un masaje depende mucho de la zona a trabajar y las necesidades del cuerpo. Siendo que un masaje de cuerpo completo debería durar una hora o 90 minutos.

Si el masaje es descontracturante o deep tissue, la duración más bien depende de la zona, si es hombros y cuello con 30 minutos están bien.

Si el masaje es para la espalda completa y es la primera vez que te haces uno o tienes mucha tensión, lo mejor es que dure unos 45 minutos o 1 hora.

Aunque sería recomendable hacerlo cuando sentimos el primer síntoma de molestia, se suele postergar hasta que el cuerpo ha acumulado demasiada tensión y luego requiere tiempo y diferentes sesiones para poder soltar toda esa tensión que hemos venido acumulando.

Beneficios de los masajes

Existen diversos tipos de masaje, cada uno con sus diferentes técnicas, pero todos con el mismo objetivo de estimular el sistema inmunológico, relajar los músculos y  aliviar el dolor. El equipo de Centro de Rehabilitación Avance, especialistas en fisioterapia y masajes, nos explica los múltiples beneficios que los masajes le traen a nuestra salud:

Ayuda a combatir el estrés

El masaje ayuda a reducir la producción de cortisol, la hormona del estrés. Además, controla diversos síntomas asociados con este estado mental, como la aceleración de los latidos cardíacos, respiración rápida o tensión muscular.

Alivia la depresión

Diferentes estudios han encontrado que los masajes son muy efectivos para aliviar los síntomas de la depresión. Se cree que esto es posible gracias a que eleva los niveles de oxitocina y serotonina, sustancias relacionadas con el placer y el bienestar.

Reduce los problemas de sueño

Como dijimos, los masajes elevan los niveles de serotonina, un neurotransmisor que se encarga de mejorar tu estado de ánimo, además de aliviar el insomnio.

Ayuda con las lesiones

Tomar un masaje luego de una lesión muscular es una buena forma de recuperarte, ya que este provoca reacciones químicas en el músculo semejantes a las que causan los analgésicos y antiinflamatorios. Además, estimula la acción de las mitocondrias, lo que acelera la recuperación del tejido.

Combate el dolor de cabeza

Los dolores de cabeza por tensión vienen dados porque ciertos músculos del cuello y de la espalda permanecen rígidos por mucho tiempo. El masaje ayuda a relajarlos al incrementar el flujo de sangre dentro del tejido.

Ayuda con el dolor menstrual

Algunas investigaciones hallaron que los masajes con aceites esenciales en el vientre tiene mayor eficacia que algunos analgésicos al controlar el dolor menstrual, y sin presentar efectos secundarios. Esto porque ayuda a relajar los tejidos, aliviando los espasmos del útero y la tensión, además que si utilizamos aceites esenciales, estos nos ofrecen sus propiedades relajantes y analgésicas.

Mejora tu concentración

Un masaje puede ayudarte a mejorar tu desempeño mental al hacerte sentir más alerta e incrementar tu capacidad para concentrarte y resolver problemas. Esto se debe a que promueven una mayor circulación sanguínea y oxigenación celular, favoreciendo la activación de diversas áreas del cerebro

Regula tu presión arterial

El masaje ayuda a dilatar los vasos sanguíneos al reducir los niveles de cortisol y norepinefrina, sustancias asociadas con el estrés. Esto, por lo tanto, mejora la circulación sanguínea, aumenta la oxigenación celular y reduce los niveles de presión arterial, disminuyendo el riesgo de muchas afecciones cardiovasculares.

Fortalece el sistema inmune

Los masajes ayudan a mejorar el sistema inmunológico al reducir los niveles de cortisol y al incrementar la producción de linfocitos y sustancias conocidas como interlucinas, las cuales trabajan para combatir todo tipo de infecciones.

Ayuda con el cáncer

Aunque es verdad que no sirven  para atacar el cáncer de forma directa, si es verdad que ayudan a tener una mejor calidad de vida durante esta enfermedad.

Los estudios señalan que, en pacientes con esta condición,  los masajes se vincularon con una reducción de los síntomas o efectos secundarios de tratamientos como quimio y radioterapia.

Tipos de masaje

En la actualidad, existen una variedad de masajes con una amplia gama de técnicas que influyen en el cuerpo a través de la presión, la fricción o golpeando rítmicamente con intensidad y dirección adecuada determinadas regiones del cuerpo, principalmente los músculos y los ligamentos.

Incluso, aunque los masajes suelen realizarse con las manos, también pueden usarse los pies o los codos, e incluso instrumentos como bambú, rocas o rodillos.

Aquí, los masajes más populares:

Masaje relajante

Es el típico masaje que suelen ofrecer en los spas y que sirve para eliminar estrés y tensión de la rutina. Se aplica en todo el cuerpo, haciendo énfasis en la espalda y en la parte baja del cuello; de forma lenta, con movimientos pausados y largos, pero con una presión firme y progresiva.

Masaje Sueco

Es el tipo más común de terapia de masaje que comienza con golpes superficiales en el sentido de la circulación de la sangre para calentar los músculos y que tiene como objetivo la relajación y la eliminación de toxinas.

Masaje Lomi-Lomi Hawaiano

Este tipo de masaje es originario de la antigua Polinesia, en donde se dice que los hawaianos aprendieron el masaje observando los movimientos de las ondas del mar.

El masajista utiliza su antebrazo, brazo y codo para masajear todas las partes del cuerpo en movimientos progresivos, entre fuertes y suaves. Su objetivo es conseguir la armonía total del cuerpo.

Masaje Japonés o Shiatsu

La Sociedad Mexicana de Shiatsu y Medicina Tradicional Oriental define el Shiatsu como “una técnica terapéutica que trabaja sobre la ruta de los meridianos de acupuntura y maneja la energía a través de la respiración y la presión.”

Masaje con piedras volcánicas

Es un masaje sueco pero junto con el uso de piedras calientes de basalto. Estas se colocan a lo largo de los meridianos para relajar los músculos y restaurar la armonía del cuerpo. Luego, el terapeuta de masaje aplica una leve presión sobre las piedras y las utilizan para masajear el cuerpo, con el objetivo de aliviar la tensión muscular y el estrés.

Masaje Balsámico

De acuerdo con el Colegio Mexicano de Masajes, el masaje balsámico, o gotas de lluvia, es aquel que utiliza una secuencia de aceites esenciales altamente concentrados, los cuales generan defensas en el cuerpo y  evitan el alojamiento de los agentes virales y bacterias que promueven el cansancio y deformación de la columna vertebral.

Masaje Terapéutico

Este es el tipo de masaje propio de los consultorios médicos y los centros de rehabilitación. Este tipo de masaje se centra en la corrección de problemas que causen algún dolor en el paciente, como varios tipos de trastornos músculo-esqueléticos y sus condiciones.

Masaje de Tejido Profundo

Implica una intensidad más profunda que el masaje normal y puede dar dolor durante un par de días. En él se realizan movimientos lentos y fricción con el objetivo de eliminar las toxinas, aumentar el rango de movimiento y eliminar la tensión muscular.

Masaje con cañitas de bambú

Es un masaje de origen chino en el que se aplican cañas de bambú sobre el cuerpo humano en un suave masaje que ayuda a activar la energía del organismo.

Este masaje se sirve de la elasticidad y robustez de los troncos de bambú para transportar a la persona a un estado de relajación absoluto capaz de disipar tensiones acumuladas.

Masaje Maya

Este masaje se inicia a partir del cirro (pulso del ombligo) para hacer fluir la energía, estirando los músculos, alineando los tendones y ligamentos. Se utiliza para tratar reumas, relajar y trabajar desde lo superficial a lo profundo, desbloqueando músculos, energía y emociones.

Masaje Pinda

El masaje con pindas herbales proviene de la disciplina tradicional india conocida como Ayurveda y se aplica utilizando bolsas de tela que en su interior guardan hierbas aromáticas, que sirven para reemplazar las manos al aplicar presión sobre el cuerpo.

Reflexología

La reflexología, más que un masaje de pies, se basa en la teoría de la terapia de la zona. Esta teoría defiende que las distintas partes del cuerpo están reflejadas en las plantas de los pies y por lo tanto, masajeando dichas partes se masajean al mismo tiempo los órganos, músculos u otras partes del cuerpo que necesitan de algún tratamiento.

Deja una respuesta